Las 18 cualidades de un maestro Reiki

Escrito por Maestro Cristian. Publicado en Blog

Cuando impones tus manos con amor, ya estás transmitiendo Reiki. Cuando enseñas y das Reiki estas brindando amor. El amor es la energía sanadora.

No obstante, un maestro de Reiki puede ayudar con las iniciaciones a canalizar de manera consciente esa energía. El debe preparar el cuerpo físico y etérico para convertirlo en un canal de energía con la técnica heredada del Maestro Usui y sus seguidores.

 

1: Un Maestro nunca exige, nunca pide que cumpla una promesa, ni ejerce autoridad porque tenga conocimiento ni rango.

2: Un Maestro no impone instrucciones sino que da toda la información que sabe, que necesitan y que le piden, pero la verdadera cualidad es que dé la información (el conocimiento) que deja que cada persona de acuerdo a su entrega nivel y comprensión avance por su propia cuenta.

3: Un Maestro ya no se preocupa por nada ni por nadie sino que se ocupa en y por la gente.

4: Un maestro nunca ve defectos, no critica, no envidia, no tiene malos pensamientos para con nadie ni consigo mismo.

5: Un Maestro nunca ve el pasado de una persona ni se complica con su karma cuando alguien pide consejo, ayuda o conocimiento.

Él solo da porque el Maestro no especula, condiciona ni intelectualiza, simplemente ve en esa persona dos posibilidades. 1º La de servirla y 2º Que ve en ella un o una maestr@ en un tiempo próximo o futuro, por ello siempre está dispuesto a dar y recibir, porque eso forma parte de su vida y de su evolución.

6: Un Maestro nunca ve en ninguna persona defectos ni analfabetismo de vida, porque sabe que esas son sus herramientas de trabajo y de evolución.

7: Un Maestro nunca permanece: aparece, desaparece y queda cuanto dejó.

8: Un Maestro es el monje más perfecto que existe, ya que no es condicionado al rango que otros le den, no está condicionado ni a la gloria, ni a la riqueza ni a la glorificación o desprecio.

Él sabe que es un sirviente de DIOS y todo cuanto sucede en su vida y su alrededor ve la manos de DIOS.

9: Un maestro siempre sabe que está trabajando SOLO aunque tenga muchos amigos, ayudantes, o subordinados.

El maestro tiene un plan de expansión y usa para el bien de la expansión y de todos los seres y todas las personas que quieran ayudarlo a la expansión o su trabajo. Porque si aunque le fallen los amigos, los ayudantes o los subordinados ¿Se detiene su plan de expansión? ¡NO! Continúa trabajando solo.

10: El maestro siempre está protegido por los Ángeles, Seres de luz, Maestros ascendidos y la Suprema Personalidad de DIOS. Porque el maestro en la tierra sabe que es un vínculo que usan ELLOS.

11: Un maestro no tiene socios, solo tiene aliados y compañeros de ruta.

12: Un Maestro ve a todas las personas en los senderos de la perfección.

Sabe que cada cual sigue su camino hacia DIOS (la DEIDAD) y sabe que cada cual arrastra sus anclas que en ocasiones le impiden evolucionar, que en ocasiones son los egos, los defectos, el orgullo, las pretensiones, las imperfecciones, que deben poco a poco, años tras año, vida tras vida ir purificando. Cuando la persona no sabe que los tiene continúa viviendo en la ignorancia. Pero en ocasiones esos defectos son sus mejores aliados cuando la misma persona sabe que son y que los tiene, pues entonces cuando puede trabajarlos y purificarlos con mayor rapidez DEBE SEGUIR.

13: Un Maestro, significa que es capaz de controlar la mente, el estómago y los genitales. Si la mente, el estómago y los genitales lo controlan a él, deja de ser maestro de si mismo. Si no se es, maestro de si mismo, no puede ser maestro para nadie.

14: Un maestro ve a DIOS en todos, porque sabe que todo es esencia del mismo DIOS. Porque el universo es DIOS y DIOS es universal. Sabe que aunque pequeños, todos somos parte infinitesimal de DIOS. Así que el maestro sabe que DIOS le enseña a través de nuestro prójimo y que sirviéndolo, amándolo y respetándolo, sirve y ama a DIOS. De la misma forma que un padre o madre no tolera que nadie desprecie, maltrate, etc. a sus hijos.

15: Un maestro nunca deja de servir pues es el quien sirve y si lo sirven sabe que están sirviendo a DIOS.

16: Un maestro nunca rechaza cuanto se le da. Porque cuando alguien le ofrece algo, lo hace de corazón, con placer y por satisfacción, y eso es lo que a esta persona lo hace sentirse bien y al mismo tiempo evolucionar y elevarse. Si el maestro rechaza evita que la persona evolucione, se eleve y se sienta bien. Al maestro no le pesa lo que se le ofrece o cuanto se le da, porque enseguida es utilizado para el bienestar de los demás.

17: A veces un maestro parece ser igual que una persona común, pero mental y espiritualmente todo está conectado con el SER SUPREMO. Come igual que pueda comer otra persona pero sus alimentos son naturales los ofrece al SER SUPREMO y cuando el maestro está en servicio al mundo y a DIOS, con su sola presencia sus alimentos son purificados.

Una persona puede tener riquezas pero son riquezas suyas y para él solo. Un maestro puede tener riquezas pero esas riquezas saben que no son suyas y por lo tanto las utiliza para el bien de los demás y la expansión. Por lo tanto sabe que siempre no tiene nada suyo. Hoy tiene mucho y mañana un solo pedazo de pan duro para comer. Las riquezas en un baúl, se pudren. Las riquezas espirituales, lo enriquecen y lo elevan. Porque el maestro todo cuanto hace lo hace en pos de la expansión de ayudar y en relación con y para DIOS.

18: Un maestro nunca se vanagloria ni se cree grande. Solo es un sirviente, y él lo sabe.

Una vez había un santo que se vanagloriaba de dar mucho conocimiento, de ser muy devoto, y entregada a DIOS. Así que un día DIOS se le apareció y este siguió proclamándose muy devoto, que lo recordaba y servía constantemente.

DIOS le dijo ¿de verdad que quieres servirme? Entonces le dijo: “Quiero ver hasta donde llega tu control”. Cogió un cubo de agua lleno hasta los topes y se lo puso sobre su cabeza y entonces le pidió que diera una vuelta a la ciudad sin derramar una gota de agua.

Aquel santo encontró aquella petición difícil y fácil al mismo tiempo. Así que comenzó a caminar por la ciudad concentrado en no derramar ni una gota de agua. Durante el camino encontró niños que le hicieron travesuras y él continuó concentrado en su cubo de agua. Atravesó una larga avenida en fiestas y bellas mujeres danzaron delante de él tratando de cautivarlo y distraerlo. Él concentrándose en su cubo no derramaba una sola gota de agua. Encontró en su camino gente necesitaba, pero él concentrado en su cubo no los atendió. Y así a lo largo de toda la tarde llevó el cubo sobre su cabeza sin derramar una sola gota de agua.

Cuando DIOS se lo encontró de nuevo, él estaba orgulloso de no haber derramado ni una sola gota de agua y le preguntó a DIOS si estaba satisfecho de su servicio.

Entonces DIOS le dijo: “Has llevado el cubo varias horas sobre tu cabeza y realmente no has derramado una sola gota. ¿Pero cuantas veces te has acordado de mí? En el camino has encontrado gente necesitada, yo soy servido y adorado cuando se le ayuda a la gente, sin embargo estando concentrado en tu cubo no has sabido servirme ayudándoles. No he estado en tu mente ni en tu corazón mientras llevabas el cubo sobre la cabeza, ¿Dónde está la proeza de ser un santo o un maestro?

 

Usuarios Conectados

Tenemos 9 visitantes y ningun miembro en Línea

Estadisticas

Visitas
717
Artículos
70
Enlaces Web
1
Vista de impactos Artículos
424753